Cómo la señalización cerebral impulsa lo que comes (y qué hacer al respecto?) Parte 2

La comida que comes puede cambiar tu cerebro 🧠


Suponiendo que estemos bien alimentados, ese ciclo de leptina bien equilibrado, que comentamos en el post anterior, nos dirá cuándo comimos suficiente. Nos ayuda a sentirnos saciados y nos permite comer porciones razonables, cómodamente.


Pero ese ciclo bien equilibrado puede interrumpirse, rápidamente, cuando comemos ciertos tipos de alimentos. Una dieta repleta de alimentos altamente procesados, extremadamente sabrosos e hipergratificantes puede anular las señales de "parada" del cerebro.


En lenguaje sencillo, esto significa los llamados "alimentos chatarra" que son dulces, salados, cremosos y/o crujientes y llenos de bondad química que hacen girar nuestros diales de placer... pero contienen relativamente pocos nutrientes reales.


Este tipo de dieta impide que la leptina haga su trabajo de regular nuestro balance energético. Incluso puede hacer que nuestros cerebros se inflamen y se vuelvan resistentes a la leptina. Terminamos sintiéndonos menos satisfechos. Queremos comer más. Y nuestro cuerpo incluso lucha por mantener el peso que ganamos.


Analicemos dos características de este tipo de alimentos:

👉🏻Hiperpalatabilidad

La palatabilidad es más que solo sabor: es toda nuestra experiencia de placer de un alimento. Eso incluye tanto el sabor como el aroma, la sensación en la boca, la textura y toda la experiencia de comer. La palatabilidad influye fuertemente en cuánto comemos. Eso parece obvio: por supuesto que comemos más de los alimentos que nos gustan. Y, por supuesto, algunos alimentos son más placenteros que otros. Pero algunos alimentos no solo son apetecibles, son extremadamente apetecibles. Son lo que podrías llamar "demasiado buenos". Cualquier cosa que “simplemente no puedas dejar de comer” entraría en esta categoría.


👉🏻Valor de la recompensa

Algunos alimentos nos dan un “golpe” o una recompensa por algún tipo de efecto fisiológico. Haremos todo lo posible para obtener alimentos con un alto valor de recompensa; de hecho, es posible que aprendamos a que nos gusten incluso si no saben muy bien.

Por ejemplo, a pocas personas les gusta el café solo o la cerveza la primera vez que los prueban. Pero el café tiene cafeína y la cerveza tiene alcohol. A nuestros cerebros les gusta la cafeína y el alcohol.


Entonces aprendemos rápidamente que el café y la cerveza son cosas buenas, y aprendemos a gustar (o al menos tolerar) su sabor. Con el tiempo descubrimos que nos gustan, tal vez incluso no podemos vivir sin ellos. Recorreremos un bar lleno de gente para comprar una bebida, haremos una fila absurdamente larga para tomar nuestro café de la tarde y pagamos cantidades exorbitantes por productos relativamente simples.


También dejaremos espacio para alimentos de alta recompensa incluso cuando estemos llenos. Es por eso que, en muchas ocasiones, después de quejarte de lo lleno que estás, milagrosamente haces espacio para el pastel cuando llega la hora del postre.


Delicioso + divertido = sin interruptor de apagado

¿Qué sucede cuando juntas: hiperpalatable (delicioso) y alta recompensa (divertido)?

Una combinación peligrosa ⚠️

Este tipo de alimentos tienen una combinación para mantenernos interesados ​​y comiendo:

🔥Densidad de energía. Muchas calorías en un paquete pequeño

🔥alto contenido de grasa

🔥alto contenido de almidón refinado y/o azúcar

🔥salinidad

🔥dulzura

🔥textura agradable y específica, como cremosa o crujiente

🔥drogas, como la cafeína o el alcohol

🔥otros potenciadores del sabor o aditivos para mejorar la sensación en la boca

Esta mezcla mágica rara vez se encuentra en la naturaleza. Sólo se encuentra en alimentos altamente procesados ​​como pasteles, galletas, tartas, pizza, helados, alimentos fritos, etc.


Cuantos más de esos elementos tengamos, mejor.

Haz algo salado, dulce, almidonado y grasoso, luego agrega algunos sabores y aromas adicionales, colores atractivos y una sensación agradable en la boca y tendrás algo que ha sido diseñado científicamente para que comamos en exceso 😱


Naturalmente amamos y buscamos estas cosas.

La evolución nos ha equipado para ello.

Si te encanta la llamada "comida chatarra" y sientes que no puedes dejar de comerla, no estás solo, no eres malo o raro. Tu cerebro está haciendo su trabajo para mantenerte con vida.


Hoy en día, los alimentos ricos en grasas no son órganos animales ricos en nutrientes para los que tuvimos que trabajar nueve horas para obtener; son frappucinos y hamburguesas dobles con queso y tocino que compramos mientras estamos sentados en nuestro automóvil. Los dones de la evolución ahora trabajan en nuestra contra.




16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo