La Verdad sobre los Alimentos Altamente Procesados

Actualizado: 25 feb

Nuestro cerebro adora los alimentos procesados. Pero nuestro cuerpo no.


Estos alimentos encantadores y semiadictivos no suelen ser muy nutritivos. Tienen más energía de la que necesitamos (muchas calorías), con menos nutrientes (es decir, vitaminas, minerales, fitonutrientes, ácidos grasos esenciales, etc.) y sin fibra.


No nos sentimos satisfechos cuando los comemos. Después de un tiempo, nuestro cerebro se olvida de sus señales naturales de "parada" a favor de obtener más de ese delicioso "golpe" de la recompensa de la comida. Nuestro sistema de placer comienza a intimidar a nuestro sistema de equilibrio de energía.


Con el tiempo, si comemos muchos de estos alimentos de manera constante, incluso podríamos lesionarnos e inflamar las partes de nuestro cerebro que regulan la ingesta de alimentos y la producción de energía


Obtener demasiada energía de los alimentos, y especialmente de estos alimentos, parece dañar las neuronas de nuestro cerebro 🧠 , particularmente en el hipotálamo. Cuando estamos lesionados, normalmente liberamos citocinas inflamatorias (también conocidas como señales celulares). Esto también sucede en el cerebro (ya que el cerebro es parte de nuestro cuerpo), causando inflamación hipotalámica.


También hay evidencia de que el consumo significativo de estos alimentos ricos en energía cambia las poblaciones de bacterias en nuestro intestino. Lo que afecta la vía del intestino al cerebro y también causa inflamación hipotalámica. La inflamación hipotalámica conduce entonces a la resistencia a la leptina.


Es posible que hayas oído hablar de la resistencia a la insulina, la condición en la que las células de las personas dejan de "escuchar" las señales de insulina y pierden lentamente la capacidad de controlar sus niveles de azúcar en la sangre.


Lo mismo puede suceder con la leptina: tu cerebro puede comenzar a ignorar o "desconectarse" de la leptina, incluso si estás comiendo lo suficiente y tienes mucha energía almacenada como grasa corporal.


En la resistencia a la insulina, el páncreas simplemente puede bombear más insulina para mantener el azúcar en la sangre bajo control (al menos por un tiempo). Dado que la grasa corporal es nuestra principal fábrica de leptina, para producir más leptina, necesitamos más grasa corporal.


Ves a dónde va esto, ¿verdad?

Cuando eres resistente a la leptina, tu cerebro piensa que no tiene suficiente leptina.

El cerebro necesita la fábrica de leptina (es decir, la grasa corporal) para crecer y producir más leptina.


Comienza la operación Add Adiposity.

Te sientes hambriento. Los tamaños regulares de las porciones ya no son satisfactorios; es más difícil sentirte satisfecho y deseas seguir comiendo y comer más a menudo. Ganas grasa. Misión cumplida, o eso cree tu cerebro.


La foto te muestra cómo se ve el circuito de retroalimentación de leptina ahora, en este escenario interrumpido.



La apariencia de retroalimentación de leptina puede verse interrumpida por la inflamación y la lesión neuronal, a veces causada por comer demasiados alimentos procesados. Esto, combinado con otros factores genéticos y ambientales, puede conducir a la resistencia a la leptina y al aumento de la grasa corporal.


Como si eso no fuera suficiente, parece que esta inflamación y la resistencia a la leptina resultante podrían incluso hacer que nuestro cuerpo defienda nuestro aumento de peso. (Esto parece deberse a que el cerebro ahora ve este nivel más alto de leptina y grasa corporal como su nueva normalidad).


En este caso, nuestro cuerpo lucha aún más de lo normal para evitar que perdamos grasa. (Los científicos todavía están investigando exactamente cómo y por qué nuestros cuerpos hacen esto).


Los alimentos hiperpalatosos y altamente gratificantes están al alcance de todos, son baratos y muy fáciles de conseguir. Se conocen como “delicias fabricadas”.


Y hoy, estas son las 6 principales fuentes de calorías:

🍩Postres a base de cereales (pasteles, galletas, donas, tartas, patatas fritas, zapateros y barras de granola)

🍞panes de levadura

🍗Pollo y platos mixtos de pollo (y no me refiero a las pechugas de pollo, piensa en las alitas de pollo, los nuggets de pollo y el pollo alfredo)

🥤Refrescos, bebidas energéticas y bebidas deportivas

🍕Pizza

🍸Bebidas alcohólicas


Y, la comida rápida ahora representa el 11 por ciento de la ingesta energética promedio.

Ahora bebemos un 350 por ciento más de refrescos que hace 50 años.

El aceite de soya (utilizado en gran medida en alimentos altamente procesados) representa el 8 por ciento de todas las calorías consumidas.


Todo esto, por supuesto, tiene perfecto sentido.

Si eres una empresa de alimentos, quieres que la gente coma tu comida.

¿Cómo haces eso? Diseñas la comida para que sea extra gratificante y difícil de dejar de comer. La gente come más y compra más.


Si eres un experto en marketing, también puedes inventar nuevas oportunidades para que la gente coma.


Como... en el cine🍿, en el coche 🚙, en frente de la TV 📺 , en eventos deportivos ⚽️ etc.


Las normas sociales y nuestro entorno también afectan dónde, cuándo, cómo y cuánto comemos.


Ahora que la comida y las señales de comida están en todas partes, todo el tiempo, es difícil evitar querer comer y saber cuándo dejar de comer.

Te recomiendo la regla del 80/20. Come sanamente el 80% del tiempo y disfruta de esos alimentos hipergratificantes de vez en cuando para tener un buen balance y que tu cuerpo no sufra esa resistencia a la leptina.


Nos vemos la próxima semana!!!!


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo